Todo lo que quizo saber sobre donacion de ovulos.

Es, en muchos casos de infertilidad, el paso siguiente a la inseminación artificial y la fecundación in vitro. A pesar de que el primer embarazo de una paciente con ovocitos donados se logró en 1983, y el primer niño fruto de esta técnica nació en febrero de 1984 (1988 en España), hace casi 30 años, son muchas las dudas que asaltan a las pacientes cuando su especialista en reproducción asistida les ofrece esta opción, con unas tasas de éxito mayores que la fecundación in vitro convencional.

¿En qué consiste la técnica?

En realidad, la donación de ovocitos no es más que una mejora de la fecundación in vitro (FIV). De hecho, es exactamente en eso en lo que consiste, con una diferencia respecto a la técnica original. Los óvulos que se utilizan son de una donante y el espermatozoide puede ser de la pareja masculina de la receptora o también de donante. Los embriones resultantes de la FIV se introducen en la receptora y, si se implantan en el útero, se llevará a cabo un embarazo con total normalidad.

¿Por qué tiene más eficacia que la FIV tradicional?

Las mujeres que recurren a donación de ovocitos tienen problemas de infertilidad. En muchas ocasiones, se debe a que presentan una reserva ovárica disminuida o unos ovocitos de mala calidad, algo muchas veces asociado a la edad. Los ovocitos de donantes provienen de mujeres jóvenes en las que esto no sucede y, por esa razón, las tasas de éxito son superiores.

¿Qué tipo de ovocitos se utilizan: frescos o congelados?

El jefe de Reproducción Humana del Hospital de Cruces de Bilbao, Roberto Matorras, explica que no hay un protocolo que implique la utilización de ovocitos frescos o vitrificados (la técnica de congelación más avanzada) pero que, en principio, “se utiliza la vitrificación más como reserva”. Ocurre, por ejemplo, cuando está programada una donación de ovocitos en fresco y la donante se pone enferma. Ha sido duro el trabajo de sincronización para llegar a ese momento y, para no perder la oportunidad, se le pueden implantar a la receptora ovocitos congelados que, según un reciente estudio publicado en ‘Fertility and Sterility’, consiguen la misma eficacia que los frescos.

Los ovocitos vitrificados son también los más aptos si hay que desplazarlos. Esto puede suceder cuando un centro de reproducción asistida tiene ovocitos aptos para otro de su misma red situado en otra provincia de España.

También se suele recurrir a los ovocitos vitrificados si hay que buscar una donante de características especiales, es decir, que tenga un fenotipo poco común. Si a una clínica de reproducción llega una donante, por ejemplo, oriental, es fácil que congelen sus ovocitos por si se da el caso de que una mujer infértil con el mismo fenotipo haya de recurrir a la donación de ovocitos para ser madre. En cualquier caso, para usar oocitos congelados es importante que la clínica tenga un buen programa de vitrificación, es decir, experiencia, en esa técnica de congelación.

Precisamente, una de las últimas novedades es el anuncio de la Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva, es que publicó que la utilización de ovocitos congelados para preservar la fertilidad dejaba de ser una técnica experimental.

La noticia consistía más en validar una tendencia creciente, como es la congelación de ovocitos años antes de tener hijos para utilizarlos cuando la mujer lo considere oportuno, pero también se aplica a los ovocitos donados.

¿Qué preparación requiere la receptora de ovocitos?

Según Matorras, existen dos vías de utilización de FIV con donación de ovocitos. La primera es hacer coincidir el ciclo natural de la receptora con el de la donante, a la que se medica para estimular la producción de ovocitos. Así, en el momento justo de la ovulación, la receptora recibe los embriones fecundados en el laboratorio.

Sin embargo, es fácil que existan ciertos problemas de sincronización por lo que, según el especialista bilbaíno lo normal es que se lleve a cabo lo que se llama un ciclo de tratamiento sustituido. “Es una medicación hormonal que se podría decir que produce un estado siiilar a la menopausia”, comenta Matorras. Mediante el uso de esta medicación, que es mucho más cómoda de administrar que el tratamiento de estimulación ovárica que sí recibe la donante, se puede ajustar el ciclo a cualquier cambio que haya en el ciclo de la mujer que ofrece sus ovocitos. Lo que se pretende con dicha medicación, que suele consistir en estrógenos, es que la mujer desarrolle el endometrio como lo desarrollaría si se quedara embarazada de forma natural.

Otra razón para optar por el ciclo de sustitución es logística. Con el uso de estos fármacos, las clínicas pueden organizarse y evitar, por ejemplo, que coincida que se tenga que hacer muchas inserciones y/o donaciones en el mismo día. Si se guiaran por el ciclo natural, esto solo dependería de cuando ovularan las receptoras, sin poderse controlar los tiempos.

¿Coinciden la donante y la receptora en la clínica?

No. La extracción de los ovocitos de la donante se hace tres o cinco días antes de la inserción en el útero de la madre. Previamente han de fecundarse in vitro con el esperma del padre. Cuando el fruto de la fecundación in vitro llega al estado de embrión, la madre acude al centro de reproducción asistida a que le implanten los embriones (tres como máximo, como en cualquier FIV).

¿Cuántos ovocitos se le extraen a la donante?

Explica Matorras que a la donante se le extraen “todos los óvulos posibles”. Las clínicas garantizan que la receptora reciba ocho óvulos maduros (que no supone ocho embriones, sino ocho ovocitos que, a priori, sean lo suficientemente buenos para fecundar). Si se obtienen menos, se suspende la donación y, si se obtienen muchos más, se congelan o se utilizan para dos receptoras de forma simultánea. Los ovocitos que se utilizan frescos no se han de conservar y, el resto, se vitrifican, en el proceso de congelación utilizado habitualmente en la reproducción asistida.

¿Hay suficientes ovocitos en España?

Según Matorras, no hay problema de disponibilidad de ovocitos en las clínicas privadas, pero sí en los hospitales públicos. En realidad, no es una técnica muy utilizada en los centros públicos, ya que se suele indicar cuando no ha funcionado la FIV o cuando la madre es mayor de 40 años, escenarios en los que la sanidad pública no cubre el tratamiento de infertilidad. El experto de Bilbao, que ejerce en el Hospital de Cruces y también en el IVI de la ciudad vasca, explica que, mientras en la privada alrededor de un tercio de los ciclos de FIV corresponden a ovodonación, en el hospital público donde trabaja la cifra apenas llega al 5%.

¿Reciben dinero las donantes de ovocitos?

Sí. Pero la Ley establece que no es un pago por donar los ovocitos (la donación de órganos es en España altruista). Se trata de una compensación económica por las molestias ocasionadas, un concepto similar a lo que se abona a los participantes en ensayos cínicos. En España, dicha compensación no es fija. Depende de las clínicas y oscila entre los 600 euros y los 1000. Según Matorras, debido a la crisis económica, muchos hospitales públicos (no todos tienen programa de donación de ovocitos) no pueden pagar a sus donantes de ovocitos, lo que hace que existan menos voluntarias.

Desde que me dice el médico que puedo optar a la donación de ovocitos ¿cuánto tiempo tendré que esperar para recibir los embriones fruto de esta técnica?

La receptora tendrá que hacer un tratamiento en el ciclo previo a la inserción, que será aproximadamente a los 15 días después de la última regla. Por lo tanto, el tiempo aproximado de espera es de un mes y medio.

¿Existe relación biológica entre el embrión proveniente de un ovocito donado y su madre?

Aunque no existe una relación biológica como tal entre el embrión fruto de un ovocito donado y su madre, Matorras explica que siempre se intenta “que la donante sea lo más parecida posible a alguno de los padres, no solo a la madre”. Así, la pareja que recurre a esta técnica rellena un completo formulario para definir su fenotipo, que incluye la raza, el color de ojos, el de pelo…

En principio, una receptora puede recibir cualquier ovocito donado y no existen incompatibilidades biológicas. “Hay que tener en cuenta que lo que se le implanta a la madre es el embrión, no el ovocito solo”, apunta el experto bilbaíno. Por supuesto, sí existe un vínculo epigenético; es decir, lo que haga la madre durante el embarazo afectará al hijo.

¿Tiene la donante algún derecho sobre el hijo fruto de su embrión?

Otro tema que preocupa a las futuras madres es si la donante tendrá algún tipo de derecho sobre el hijo fruto de su ovocito. Matorras niega rotundamente esta posibilidad porque, además, en España la donación es completamente anónima. Así, tampoco está permitida la donación dirigida; es decir, una hermana no puede donar los ovocitos a otra. “Al final es una fuente potencial de conflictos, siempre implica alguna responsabilidad”, señala el experto que afirma que es así “en casi todo el mundo”. La excepción, como siempre, algunos estados de EEUU, “donde existen incluso catálogos de donantes”.

Como ya se sabe que hecha la ley, hecha la trampa, que nadie piense que si dona ovocitos a la vez que un familiar, estos les podrán tocar a la destinataria deseada. “En esos casos, frecuentes en la sanidad pública, donde las donantes –al no soler recibir compensación económica- es más probable que sean familiares, se opta por la donación cruzada, nunca van al familiar”, aclara Matorras.

¿Pueden darse problemas psicológicos a la hora de tener un hijo por esta técnica?

Otra cosa que preocupa a las futuras madres es cómo será la relación con su hijo, si habrá algún tipo de desapego por el hecho de que no proceda de un óvulo propio. Por esta razón, muchas clínicas de reproducción asistida ofrecen asistencia psicológica a los padres que optan por este procedimiento para formar una familia. Sin embargo, Matorras es claro: “Existe una pequeña proporción de pacientes que tiene dudas antes; después, todas se muestran rotundamente encantadas”, concluye.

20121128-042659.jpg